¿Por qué comemos pan de muerto los mexicanos?

El Día de Muertos es una celebración en la que recordamos a aquellos seres queridos que se nos adelantaron, pero que siguen presentes en nuestra mente y corazón. En el caso de los mexicanos, con la intención de rendirles honores solemos colocar una pequeña o gran ofrenda en nuestras casas en las que no puede faltar el tradicional y delicioso pan de muerto.

Hasta ahora no tenemos certeza de cuál es verdadero origen de este místico pan, pero queda claro algo: su significado prevalecerá en el tiempo y así seguiremos celebrando a la muerte.

Teorías del origen del pan de muerto

Son tres las versiones que se han propagado sobre el dichoso origen y, como no podía ser de otra manera, todas responden a la fusión cultural entre el mundo prehispánico y el español. Es decir, entre la alegría de los pueblos mexicanos por festejar a la muerte y el tradicional uso del trigo en el mundo católico europeo.

Sacrificios humanos – 1519

Cuentan que con la llegada de los españoles, prácticas prehispánicas como el sacrificio comenzaron a ser mal vistas por lo que el ritual fue transformado poco a poco en algo menos violento y más simbólico.

En aquel entonces, antes de la conquista, princesas solían ser ofrecidas a los dioses como sacrificio, pero lo interesante de ello es que debían sacarle el corazón aún latiendo de su pecho para meterlo rápidamente a una olla con amaranto y después ser comido por el sacerdote en señal de agradecimiento a un dios.

En respuesta al horror que sintieron los gachupines, cambiaron el corazón por un pan de trigo espolvoreado de azúcar pintada de rojo para simular la sangre de la doncella.

Más sacrificios

Los rumores cuentan que nuestros antepasados prehispánicos ya colocaban una especie de ofrenda a sus muertos. El amaranto era el dulce por excelencia y era salpicado con la sangre de los sacrificados en honor a los dioses Izcoxauhqui o Huehuetéotl.

Años después esa ofrenda se convirtió en el famoso pan de muerto por enseñanza de los españoles. Expertos en el tema comentan que al principio los panes eran masas burdas y poco elaboradas, pero poco a poco se convirtieron en piezas más refinadas. Las técnicas de elaboración se basadas en el desgranado, la molienda, fermentación y el cocimiento se iban adquiriendo con la experiencia.

Eucaristía, una enseñanza más de la evangelización

Por último, se dice por las calles que el origen de este tradicional alimento fue una enseñanza de la religión católica vinculada a la eucarística – el rito más relevante del cristianismo y el sacramento más importante – en el periodo de evangelización de los indígenas.

Significado del pan de muerto

  • Forma circular: Simboliza el ciclo de la vida y la muerte.
  • Círculo al centro: Es un cráneo. Sí, es la cabeza de los difuntos. Se dice que esta parte prevalece porque entre los pueblos prehispánicos era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte.
  • Cuatro cadenas o tiras de los lados: Aluden a los huesos y las lagrimas derramadas por los que ya no están; colocadas en forma de cruz simulan los cuatro puntos cardinales consagrados a los distintos dioses: Quetzalcóatl, Tláloc, Xipe Tútec y Tezcatlipoca.

 

Actualmente se tiene registro de este tipo de celebraciones en etnias como la mexica, maya, purépecha, totonaca, entre otros. Debido a ello – y las modificaciones que se han hecho en el tiempo, ahora existen aproximadamente 400 tipos de panes de muerto.

Tú, ¿cuántos has probado?

 

DeleiteTip:

Dale un toque diferente a tu ofrenda y a tu paladar, untando nuestra deliciosa crema de cacahuate del Encanto de Eva a tu pan de muerto. ¡No importa el tipo que sea!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE

Categorías de producto

Add to cart